Tipos de rotores

Método de funcionamiento

Las centrifugadoras SIGMA utilizan tres tipos diferentes de diseño de rotor:

Rotores basculantes
Rotores basculantes para sedimentación con fuerzas centrífugas pequeñas de hasta aproximadamente 6000 x g, para su uso en laboratorios médicos y de investigación.

Ventajas: Puede obtenerse un mayor rendimiento ya que es posible llenar el tubo de ensayo de la centrífuga completamente, y la sedimentación se lleva a cabo en el centro de la parte inferior del tubo de ensayo, lo cual permite una fácil separación de las fases.

Rotores de tambor
Los rotores de tambor son rotores especializados para velocidades de rotación altas o - para ser precisos - para las fuerzas centrífugas altas; los recipientes (generalmente viales de reacción) se ubican en cartuchos y se colocan verticalmente en el rotor. El método de sedimentación es similar a los rotores basculantes.

Ventajas: En comparación con los rotores basculantes, los rotores de tambor consiguen velocidades de rotación mayores y, por lo tanto, mayores fuerzas centrífugas.

Rotores de ángulo fijo
Los rotores de ángulo fijo se utilizan para la sedimentación con fuerzas centrífugas altas de hasta de 60 000 x g y más que por lo general se necesitan en los laboratorios de investigación.

Ventajas: Los rotores fijos permiten menores tiempos de sedimentación en comparación con los basculantes ya que pueden lograrse mayores velocidades de rotación y mayores fuerzas centrífugas. La distancia de sedimentación es también generalmente más corta que con rotores basculantes, lo que también tiene una influencia positiva sobre la sedimentación. La capacidad de la cámara del rotor se puede utilizar mejor que con rotores basculantes.

Los rotores disponibles para una centrífuga SIGMA concreta se pueden encontrar en las páginas que describen la centrífuga.

 

iniciar la configuración